Somos Llíria, Ciudad Creativa de la Música por la Unesco

Llíria es una ciudad mediterránea situada a 25 km al noroeste de València (España). Tiene unos 23000 habitantes y está conectada a menos de 30 minutos con un aeropuerto y puerto internacionales. Históricamente destaca porque fue una de las ciudades ibéricas (Edeta) más importantes de España, con un imponente legado que lo atestigua. Más tarde fue ciudad romana, con hallazgos que pueden observarse en sus calles actuales (Templo Oracular y Termas Romanas, Mausoleos). El período árabe fue también significativo (Baños Árabes). En 1238 se construyó la primera iglesia (Iglesia de la Sangre), después de la conquista del rey cristiano Jaime I. Otros edificios de estilo renacentista y barroco completan el extenso patrimonio de Llíria.

La música forma parte esencial de la identidad lliriana y es el rasgo por el que se le reconoce a nivel nacional e internacional. Especialmente en lo que respecta a la formación, al ser uno de los municipios españoles con mayor porcentaje de ciudadanos con estudios musicales. Llíria tiene cuatro centros donde se imparten estudios oficiales de música. Por un lado están las escuelas privadas de las prestigiosas Banda Primitiva y Unió Musical, que ofrecen las enseñanzas elementales de música. En 1997 tuvo lugar una importante iniciativa educativa, pionera a nivel nacional: la creación del primer centro docente de España que integraba la música en los estudios primarios, el CIEM Unió Musical. El nivel profesional se imparte en el Conservatorio público. Durante los últimos 25 años, esta institución ha formado a más de 3.000 estudiantes (53% mujeres).

En lo que respecta a la formación permanente, las sociedades musicales de la Unió Musical y la Primitiva tienen una oferta regular de capacitación superior para estudiantes graduados y postgraduados y para músicos profesionales.

La Orquestra de Plectre “El Micalet”, la Agrupación Musical Edetana “Vicente Giménez” y la Banda UDP -pionera en estar formada íntegramente por jubilados- completan la propuesta musical creativa edetana.

La reputación de Llíria como ciudad musical se remonta al siglo III-II a. C., evidenciada por los vasos cerámicos ibéricos decorados con músicos y bailarines hallados en el Tossal de Sant Miquel. En el artesonado mudéjar de la Iglesia de La Sang (s. XIII) se aprecia casi una veintena de diferentes instrumentos medievales. En 2019 se ha celebrado el bicentenario de la creación de la banda civil más antigua de España, la Banda Primitiva, germen del importante movimiento bandístico de la población, que cuenta a su vez desde 1903 con una de las bandas civiles más premiadas a nivel nacional e internacional: la Unió Musical.  Y es que en Llíria, la música es algo más que una tradición; es una realidad social, un estilo de vida y un medio para vivir. En los últimos años el Ayuntamiento de Llíria ha apostado por la puesta en marcha de políticas de desarrollo que tienen en cuenta la protección y la promoción de la cultura y el patrimonio, ya que se consideran como un motor económico y social para la ciudad y un acicate para la regeneración urbana. Se han llevado a cabo iniciativas singulares de gran prestigio, en las que se fusiona la música con el rico patrimonio histórico de la ciudad -con 30 espacios para disfrutar de actuaciones en vivo-, vinculadas a la Agenda 2030 de Naciones Unidas y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, con los que Llíria está seriamente comprometida.

4) MAUSOLEOS ROMANOS

Ciudad romana. S. I – II d.C. declarado BIC

Este espacio arqueológico conserva uno de los conjuntos arquitectónicos relacionados con el mundo funerario, más importantes de la antigua provincia romana de Hispania.

Estos monumentos funerarios formaban parte de la antigua necrópolis de Edeta. Se conservan los restos de dos monumentos funerarios dispuestos junto con una de las principales vías de la entrada a la ciudad romana.

Junto a la vía necrópolis, se encuentra el umbral de la entrada al recinto funerario constituido por cuatro losas con la inscripción latina P. CLODIVS EVTYCHVS SIBI ET CLODIAE NATALI VXORI CARISSIMAE que significa «P. Clodio Eutico lo construyó para sí y para Clodia Natalia, su amadísima esposa».

El primer monumento tiene la fachada decorada con pilastras acanaladas y una cámara interior con dos bancos corridos donde se celebraban las fiestas de los parientes. El segundo monumento pertenece al grupo de sepulcros turriformes y conserva una losa con un orificio central para realizar las libaciones que tapa una cavidad cúbica donde se depositaban las incineraciones y los ajuares funerarios.

Un audiovisual dedicado al mundo funerario romano puede contemplarse en una de las salas de este sótano arqueológico.