La música vuelve al Clarín seis meses después

El Clarín celebró el LXIX cumpleaños de la inauguración de su teatro, con un concierto de la Banda Primitiva de Llíria, el pasado 12 de septiembre. Seis meses después de su última actuación, la bicentenaria agrupación ofreció el primer concierto de la era Covid.

El acto se realizó con todas las medidas de seguridad y distancia. Este motivo provocó una reducción en el aforo del público, con un máximo de 230 personas; y también del número de integrantes de la banda, que fue de 45 músicos para garantizar la distancia interpersonal de 1.5 metros.

Aun así, el Clarín – bajo la batuta del director titular Javier Enguídanos Morató – interpretó un concierto, que se llevó la ovación del público asistente. Un programa pensado por la ocasión y que sirvió de preparación para el Concierto de las Bandas de Llíria, que se celebrará el próximo 19 de septiembre.

«Ha sido un concierto muy especial para toda la familia clarinera, que nos hemos podido reunir de nuevo – seis meses después – para escuchar la música de nuestra banda» ha afirmado el presidente de la Banda Primitiva, José Luis Pérez Veses. «A pesar de todos los impedimentos, el Clarín sigue haciendo historia. Ya son Más de 200 años de la mejor música«.

La Banda Primitiva interpretó:

Dos sonrisas (pasodoble), J. V. Mas Quiles

La del manojo de rosas (selección), P. Sorozábal

Evocazzioni, P. Huber

Himno a la Banda Primitiva, J. V. Mas Quiles

Antes del concierto, el presidente y la Clarinera Mayor, Esther Gasent, ofrecieron la tradicional ofrenda de flores al monumento en recuerdo del Padre Antoni, franciscano que fundó la Banda Primitiva de Llíria, en 1819.

4) MAUSOLEOS ROMANOS

Ciudad romana. S. I – II d.C. declarado BIC

Este espacio arqueológico conserva uno de los conjuntos arquitectónicos relacionados con el mundo funerario, más importantes de la antigua provincia romana de Hispania.

Estos monumentos funerarios formaban parte de la antigua necrópolis de Edeta. Se conservan los restos de dos monumentos funerarios dispuestos junto con una de las principales vías de la entrada a la ciudad romana.

Junto a la vía necrópolis, se encuentra el umbral de la entrada al recinto funerario constituido por cuatro losas con la inscripción latina P. CLODIVS EVTYCHVS SIBI ET CLODIAE NATALI VXORI CARISSIMAE que significa «P. Clodio Eutico lo construyó para sí y para Clodia Natalia, su amadísima esposa».

El primer monumento tiene la fachada decorada con pilastras acanaladas y una cámara interior con dos bancos corridos donde se celebraban las fiestas de los parientes. El segundo monumento pertenece al grupo de sepulcros turriformes y conserva una losa con un orificio central para realizar las libaciones que tapa una cavidad cúbica donde se depositaban las incineraciones y los ajuares funerarios.

Un audiovisual dedicado al mundo funerario romano puede contemplarse en una de las salas de este sótano arqueológico.